4 verdades que nadie se atreve a decirte sobre las tarjetas de crédito a tus 20’s

Cuatro personas comparten lo que les hubiera gustado saber sobre las tarjetas de crédito para no padecer los errores que cometieron cuando eran jóvenes.

Cuando somos universitarios no ponemos atención en tener un historial crediticio, quizá porque no está dentro de nuestras prioridades en ese momento o porque aparentemente no está a nuestro alcance. Pero cuando crecemos vemos lo importante que es.

Matt Hylland, experto en finanzas personales de Hylland Capital Management, quien se especializa en asesorar a personas que recién están comenzando, comenta que un puntaje alto de crédito te ayuda a preparar el camino para crear tu patrimonio y que con ello puedes conseguir una hipoteca con condiciones preferenciales y enganches más bajos, te da la oportunidad de comprar ese auto que tanto deseas, o quizá de disfrutar de un crédito para remodelar y decorar tu departamento ideal.

Una de las formas más comunes de empezar a construir un historial es contando con una tarjeta de crédito, con la que tú como joven puedes comenzar a vivir tu independencia y puedes tener acceso a una mejor calidad de vida; por supuesto, si la manejas de la manera adecuada y haces los pagos a tiempo.

Esta estrategia de empezar con una tarjeta de crédito, puede resultar más fácil decirla que hacerla cuando recién saliste de la escuela y apenas estás iniciando tu vida laboral y puede que no tengas un salario muy elevado aún. Para ayudarte a encontrar la manera de establecer un historial sólido y poder pagar también tus alimentos y alquiler, le pedimos a cuatro personas que compartieran las lecciones más importantes que aprendieron sobre las tarjetas de crédito, y cómo ese conocimiento les habría ayudado a ellos cuando iban empezando:

‘Ojalá hubiera sabido más sobre la importancia de tener un historial crediticio’

"Soy naturalmente conservador en lo que respecta al dinero, y como resultado, pensé equivocadamente que tenía que evitar el uso de tarjetas de crédito o no realizar alguna inversión cuando era más joven. Siempre supuse que esta decisión me beneficiaría a largo plazo", dice Michael Parslow, de 41 años procedente de Houston, Texas. "No fue hasta después de la universidad que aprendí que tener un puntaje de crédito saludable y construir un buen historial de crédito puede ayudar al solicitar préstamos hipotecarios o de automóviles, y que ser propietario de una tarjeta de crédito responsable es una forma de construir historial de crédito".

'Ojalá hubiera investigado las tarjetas de crédito de recompensas'

"Comencé a trabajar en la construcción y mi historial crediticio mejoró cuando tenía poco más de 20 años, entonces ya podía solicitar préstamos personales y ocho años después obtuve una hipoteca", dice Stephanie DiStefano, de 39 años. "Utilicé una tarjeta de crédito regularmente para pagar los artículos de uso diario, como gas y comestibles, y también ahorré dinero para dar el enganche. Después de comprar mi casa, estaba nerviosa de gastar mucho en una tarjeta de crédito, así que aproveché mis ahorros para renovar y amueblar mi casa. En retrospectiva, me doy cuenta de que con la tarjeta de crédito correcta, podría haber acumulado recompensas, como millas aéreas o puntos, que podrían haberme ayudado a hacer que mi dinero fructificara más. Ahora investigo los beneficios que ofrecen las diferentes tarjetas. Mi tarjeta actual ofrece puntos en compras, que puedo usar para pagar cosas de mi casa o gastar en tarjetas de regalo, lo cual me ahorra dinero".

'Desearía haber gastado más responsablemente'

"Cuando estaba en la universidad, me endeudé bastante al no prestar atención a lo que estaba gastando cada mes", dice Ruth Jackson, de 33 años. "Ojalá hubiera pensado en las consecuencias de tener que pagar mis tarjetas durante varios años, porque cuando estás en deuda, tienes que planear tu vida con base en ello y gastar lo mínimo suficiente para reponerte y tener nuevamente unas finanzas sanas. No fue hasta más tarde que aprendí a cómo presupuestar, cómo reducir los gastos en los tiempos difíciles, y cómo diferenciar entre lo que necesitaba comprar y lo que simplemente quería comprar".

'Ojalá hubiera leído la letra pequeña'

"Mi único pesar financiero de mis 20 años fue que no pasé más tiempo aprendiendo a usar tarjetas de crédito de manera efectiva", dice Natalia Bond, de 31 años, de Nueva York, Nueva York. "Al salir de la universidad, acepté la primera tarjeta que me ofrecieron y realmente no le presté atención a la tasa de interés que venía en las letras pequeñas. Si bien no me metí en una deuda muy grande, solo pagué el mínimo cada mes, lo que significaba que pagaba más intereses, mucho de ese pago no se iba a capital y mi deuda se incrementaba. Desde entonces he aprendido a buscar tarjetas con tasas de interés más bajas, y ahora reconozco el beneficio de pagar más que el pago mínimo cada mes".

Entonces para resumir lo antes visto con algunas de las experiencias de las cuatro personas, las cosas que debes tomar en cuenta es:

  • Tener y hacer buen uso de una tarjeta de crédito es el inicio para construir un historial crediticio en el buró de crédito.
  • Aprende a diferenciar entre lo que necesitas y lo que desearías tener.
  • Definir un límite en tus gastos para evitar sobreendedudarse.
  • Comparar opciones de tarjetas de crédito y elegir la que más convenga, no siempre la primera que te ofrecen es la mejor.
  • Conocer las tasas de interés y el CAT (Costo Anual Total) antes de elegir.
  • Revisar todos los beneficios a los que se tiene acceso y aprovéchalos. Hay tarjetas que ofrecen recompensas que te hacen ahorrar.


Si bien, es muy fácil caer en los errores anteriores cuando recién te enfrentas al mundo financiero, la adopción de buenos hábitos y el desarrollo temprano de tu crédito pueden beneficiarte en los años venideros.

Después de todo, como señala Hylland, puede llevar al menos ocho años alcanzar un puntaje positivo de historial crediticio, el cual va de 400 a 850 puntos. El experto concluyó diciendo que lo más recomendable es comenzar a construir un historial crediticio a los 20 años de manera responsable, informándose y estableciendo los propios límites.

El contenido refleja la opinión del autor del artículo y no refleja necesariamente los puntos de vista de Citibanamex o sus empleados, no garantizamos la exactitud o integridad de la información presentada en el artículo.

Te recomendamos estas noticias

Leer más

10 tips para administrar tu tarjeta correctamente

Leer más

¿Es una buena idea pagar a meses con tu tarjeta?

Leer más

Obtén beneficios de lujo con solo 5 consejos

Leer más

Aprovecha en el extranjero tu tarjeta de crédito

Leer más

¿Cuál es la mejor tarjeta de crédito para ti?

Leer más

Lo que tienes que saber para tener las mejores vacaciones

Leer más

7 consejos para rebajas inteligentes en moda

Leer más

Viaja al mundial con tu tarjeta de crédito

Leer más

Vive experiencias futboleras con tu tarjeta de crédito